}

Cómo Comprar una Vivienda sin Salir de Casa

By Team Online Property Shows, 20.03.2020

Por obligación, por decisión propia o por simple distancia física, hay muchas ocasiones en las que nos planteamos comprar una vivienda sin salir de nuestra casa, sin visitarla antes y sin conocer personalmente al vendedor.

En la coyuntura actual de crisis sanitaria por el COVID-19 estamos asistiendo como muchos sectores de la económica han quedado en suspenso, como la hostelería o el turismo.

Sin embargo, otros sectores continúan trabajando sin estar de cara al público, como es el caso del sector inmobiliario, en el que las empresas y profesionales continúan con desarrollando su actividad, aunque las agencias y oficinas estén cerradas.

Es más, este es un buen momento para buscar e incluso reservar una vivienda ya que la caída de actividad general de la economía permite que podamos tener una atención mucho más personalizada de lo que sería habitual.

El e-commerce ha roto la barrera de los artículos de bajo coste y ha irrumpido en sectores que hasta hace poco le estaban vedados, como los artículos de gran consumo, como alimentación y droguería, o productos tan particulares como un coche o una vivienda.

Las nuevas tecnologías permiten conocer a la perfección una vivienda sin necesidad de visitarla físicamente, también se puede explorar el entorno e incluso saber cómo vamos a amueblarla y a qué precio.

Es muy fácil enviar y recibir por correo electrónico documentación básica para la adquisición de una vivienda:

  • Planos.
  • Memoria de calidades.
  • Precio y formas de pago.
  • Notas simples.
  • Contrato de arras.

Incluso gestionar un crédito hipotecario desde casa es posible ya que prácticamente todas las entidades financieras tienen oficinas virtuales o aplicaciones que permiten conocer las condiciones hipotecarias, subir documentación e incluso recibir el visto bueno de la entidad crediticia.

Visitar la Vivienda de Forma Remota

Desde un ordenador, una tablet o incluso un smartphone, es posible visitar un inmueble y conocer todos sus detalles. La tecnología ofrece diferentes opciones que variarán según las características del inmueble o nuestros propios gustos:

Visita por Fotografías

Esta es la forma tradicional de ver cómo es una vivienda de manera remota. Habitualmente, los inmuebles cuentan un completo portafolio de fotografías generales y de detalle.

Ver las fotografías de un inmueble nos permite hacernos una idea general de cómo es y del estado en que se encuentra, pero para tomar una decisión de compra hace falta, normalmente, más información.

Fotografías 360 con Realidad Aumentada

Las fotografías 360 pueden enriquecerse con realidad aumentada añadiendo menús en lugares estratégicos desde los que se puede acceder a información complementaria, vídeos o imágenes de alta resolución. El propio usuario puede ampliar la información de lo que está viendo

Por ejemplo, explorando la fotografía 360 de un salón, al pulsar en la ventana se abriría una fotografía de alta resolución con el paisaje que se ve desde esa ventana.

También es posible que, por ejemplo, al explorar la cocina, pulsando en el mobiliario podamos ver y descargar la memoria de calidades y características del mobiliario y electrodomésticos.

Realidad Virtual

Mediante realidad virtual se puede visitar un inmueble como si realmente estuviésemos dentro, permitiendo que nos hagamos una idea completa de cómo es.

El hándicap de la realidad virtual propiamente dicha es que precisa del uso de dispositivos específicos (gafas), aunque ya hay soluciones gráficas para «simular» realidad virtual en la pantalla de un ordenador, tablet o smartphone.

Contactar con el Vendedor

Cada vez más, para contactar, hablar e informarse con una empresa o un comercial no es necesario encontrarse físicamente. Este tipo de comunicaciones son ágiles y la tecnología permite, una vez más, ir más allá de una mera llamada telefónica.

Herramientas para Contactar de Forma Remota

  • Chat: a través de aplicaciones como Whatsapp, Telegram o Hangouts podemos tener conversaciones escritas, especialmente interesante si el vendedor y el comprador no comparten el mismo idioma.
  • Videollamada: nos permite «ponerle cara» a la empresa o al comercial, algo que resulta importa para mucha gente. Aplicaciones de videollamada como Hangouts, Skype o Zoom permiten, además, compartir escritorio, de manera que el comercial puede ofrecer toda la información en tiempo real y se puede revisar conjuntamente documentación como, por ejemplo, un plano.
  • Redes Sociales: aunque en su origen no estaban pensadas para comunicación persona a persona, la mayor parte de las redes sociales ya cuentan con aplicaciones para contactar directamente entre personas, por chat o videollamada.

Documentación

Enviar y recibir documentación a través de correo electrónico y otras aplicaciones es algo que hacemos ya habitualmente. Sin embargo, a la hora de firmar un contrato para reservar o adquirir una vivienda surgen las dudas.

No todo el mundo cuenta en su casa con una impresora y un escáner para poder imprimir documentación, firmarla físicamente y escanearla para enviarla a la empresa comercializadora o profesional.

Sin embargo, hay ya soluciones para evitar tener que imprimir y escanear documentos y que permiten la firma telemática:

  • Certificado digital.
  • Pin del Documento Nacional de Identidad (DNI).
  • Aplicaciones para firma telemática.

De hecho, utilizamos estos sistemas en nuestro día a día de forma habitual. ¿Quién no accede a su banco a través de una web o una App y hace transacciones seguras utilizando verificaciones como el envío de un código al teléfono, reconocimiento de rostro o de huella dactilar o tarjeta de coordenadas?

Si por alguna razón no terminamos de confiar en estos sistemas telemáticos para una transacción de tanta envergadura como es la compra-venta de un inmueble, siempre se podrá utilizar el sistema más tradicional que hay: el correo.

Mediante correo certificado o mensajería, en un par de días podemos recibir en nuestro domicilio toda la documentación legal, oferta formal y contratos para poder revisarlo tranquilamente y firmarlo.

Una vez firmado, ya solo hay que llamar a una empresa de mensajería para que recojan toda esta documentación en nuestro domicilio y la vuelva a entregar a la empresa comercializadora o al profesional.


Otros artículos que te pueden interesar:
Marketing Inmobiliario: La Búsqueda de Nuevas (y mejores) Herramientas
Alexia se ha unido a la [R]evolución inmobiliaria
Networking Inmobiliario en Ferias Inmobiliarias Virtuales