}

Tu Casa EcoFriendly

By Team Online Property Shows, 17.02.2020

Conceptos como «sostenibilidad», «ecológico» o «ecofriendly» están presentes en nuestro día a dado de la mano de la creciente ola de concienciación ecológica de la Sociedad. Cada gesto cuenta, especialmente en nuestro hogar, pero ¿sabes cómo hacer de tu hogar una casa ecofriendly?

Según el Informe Brundtland (1987) la sostenibilidad consiste en la satisfacción de todas las necesidades de la generación actual sin poner en riesgo la capacidad de las futuras generaciones.

De modo estricto, para tener una casa realmente ecofriendly habría que empezar a construirla desde cero, comenzar a construirla desde los cimientos con técnicas y materiales respetuosos con el Medio Ambiente.

Si no estamos pensando en construir una casa sino en adaptar nuestra vivienda para reducir su impacto medioambiental, hay muchas cosas que se pueden hacer.

Para tener una vivienda sostenible normalmente habrá que realizar una inversión inicial y cambiar ciertos hábitos de consumo. Estos cambios se rentabilizan a medio plazo, pero los beneficios para nuestro planeta son inmediatos.

Esas adaptaciones y cambios se pueden agrupar en tres grandes áreas:

  • Aumentar la eficiencia energética.
  • Reducir el consumo.
  • Reciclar y reutilizar.

Aumentar la Eficiencia Energética

Desde el punto de vista de le eficiencia energética, es más económico invertir en ahorrar 1 kW de electricidad que producir esa misma energía. Además, salvo que tengamos nuestra vivienda en una parcela con terreno, es difícil generar nuestra propia energía.
Alcanzar una mayor eficiencia energética no es más que utilizar menos y mejor la energía que consumimos.

Ahorro Energético

Lo primero que podemos hacer para reducir el consumo energético es controlar la calefacción en invierno y el aire acondicionado en verano.

Si la calefacción de nuestro hogar proviene de radiadores de agua calentada en una caldera comunitaria, poco podemos hacer individualmente. De hecho, este tipo de sistemas son ya bastante eficientes.

En sistemas de calefacción y aire acondicionado eléctricos, un grado más o menos de la temperatura de confort puede suponer un aumento del 7% en el consumo (y la factura) de electricidad. En cualquier caso, es imprescindible la instalación de termostatos inteligentes y programables.

Otra acción rápida y simple para ahorrar electricidad consiste en eliminar de nuestros hogares todas las bombillas incandescentes y halógenas. ¿Sabías que cerca del 25% del gasto en electricidad de un hogar está relacionado con la iluminación?

Las bombillas de bajo consumo pueden generar un ahorro de entre el 50% y el 80% sobre las bombillas convencionales, sin embargo, en su funcionamiento utilizan un gas con un pequeño porcentaje de mercurio, suficiente para que se consideren tóxicas, por lo que han de reciclarse en puntos especiales para su reciclaje.

No resulta muy ecofriendly, ¿verdad?

Por el contrario, las bombillas de tipo LED no tienen ningún componente tóxico, su gasto es inferior a las bombillas de bajo consumo y su vida útil es extraordinariamente larga: hasta 70.000 horas (50 años utilizándola 3 horas al día).

Aunque el precio de las bombillas LED es mayor que el de otras bombillas, a medio y largo plazo son las más rentables.

Por otro lado, a la hora de comprar un electrodoméstico hay que fijarse en su eficiencia energética y tratar de elegir siempre los de tipo A o superiores (A+, A++, etc.) así como reducir, en la medida de lo posible, el uso de pequeños electrodomésticos.

Aunque el consumo de aparatos en modo «ahorro de energía» es muy bajo (ordenadores, televisores, etc.) la suma de todos ellos puede producir un consumo considerable.

El mejor consejo para ahorrar: apaga la luz y desenchufa todo lo que no utilices.

Reducir el Consumo

Cada Gota Cuenta

Desde el punto de vista de la sostenibilidad, tan importante como reducir el consumo energético es la reducción del consumo de agua. O acaso más.

¿Sabías que instalando un aireador en todos los grifos de la vivienda se puede reducir el consumo de agua entre un 30% y un 70%?

Estos dispositivos introducen aire a presión en el flujo de agua, reduciendo su caudal sin perder la sensación de grifo abierto.

Acciones tan obvias como racionalizar el uso de la lavadora o del lavavajillas reduce drásticamente el consumo de agua y de electricidad.

Ducharse en vez de utilizar la bañera, evitar que los grifos goteen… todas las estrategias de ahorro ayudan.

Usar y Tirar no es Sostenible

Utilizar productos de usar y tirar es cómodo y muchas veces resulta barato, pero desde luego no es sostenible. Una casa ecofriendly debería minimizar este tipo de productos.

Evidentemente, hay artículos, especialmente de higiene personal, que tienen un solo uso, pero en otros muchos artículos sí puede evitarse que acaben en la basura tras utilizarlos una sola vez.

Pajitas, vasos y platos (¡especialmente de plástico!) recipientes de comida, gamuzas para limpiar el polvo… la lista de artículos que acaban en la basura en cuanto los utilizamos puede ser muy extensa.

Guerra a los Plásticos

Aunque más adelante hablaremos del reciclaje, el uso masivo de plásticos afecta de forma dramática a la sostenibilidad de nuestro hogar.

Si queremos una casa ecofriendly, debemos minimizar el uso innecesario de este material.

Utilizar bolsas de tela para hacer la compra, además de ayudar al Medio Ambiente reduce nuestra factura en el supermercado (ya no tenemos que pagar una bolsa). Otra opción es desempolvar el clásico carrito de la compra.

Pero no debemos quedarnos ahí: debemos acostumbrarnos a descartar los productos que vienen sobre-envasados: plásticos dentro de plásticos, ¿hay algo menos sostenible?

Mención aparte suponen las botellas de plástico, normalmente para agua embotellada. ¿Sabías que cada año se producen en el mundo más de 500 mil millones de botellas de plástico?

Y lo que es peor: ¿sabes que solo el 10% de las botellas que hay en circulación proceden de plástico reciclado?

Para el hogar, si no queremos consumir agua de la red de abastecimiento, por la razón que sea, una buena solución es utilizar un sistema de filtrado (fijo o de jarra) para eliminar impurezas y reducir su contenido de cloro. Y esa misma agua puede embotellarse en cantimploras o botellas de PVC para llevarla donde queramos.

Comida Saludable y Sostenible

Los hábitos alimenticios también tienen impacto en el Medio Ambiente. Por ejemplo, los alimentos procesados producen emisiones de CO2 en su fabricación.

El consumo diario de carne y sus derivados también se asocian con mayores emisiones de gases de efecto invernadero, especialmente metano.

Reducir el consumo de carne (y consecuentemente las granjas de animales) ayudarían a minimizar el calentamiento global.

Consumir alimentos de proximidad y de temporada también minimiza la huella de carbono ya que evita los largos transportes y procesos de refrigeración a los que se somete a muchos de los alimentos que encontramos en el supermercado

Reciclar y Reutilizar

Por mucho que adecuemos nuestros hábitos de consumo, al final siempre vamos a generar residuos, unos biodegradables y otros que necesitarán un tratamiento específico.

¿Cuántos cubos de basura debería haber en una casa ecofriendly?

  • Cubo para botellas y envases de vidrio (contenedor verde).
  • Cubo para envases y plásticos (contenedor amarillo).
  • Cubo o caja para papel y cartón (contenedor azul).
  • Otros residuos no peligrosos (contenedor gris o marrón).

Además de todo lo anterior, hay otros tipos de residuos que son altamente contaminantes y que deben depositarse en lugares especiales habilitados para ello: los puntos limpios.

  • Aceite usado: debe recuperarse y depositarlos en sus contenedores especiales (naranja, normalmente) o depositarlo en el punto limpio de nuestro municipio.
  • Pilas, bombillas de bajo consumo o fluorescentes, aparatos electrónicos: directamente al punto limpio.
  • Electrodomésticos, muebles y otros objetos de gran volumen (bicicletas, colchones, etc.): debe avisarse al servicio de recogida de enseres de nuestro municipio o depositarlos en el lugar habilitado específicamente para ello.

Siempre va a ser más económico y sostenible generar menos residuos que reciclar, pero desde luego hay que estar especialmente concienciados con el reciclaje y el tratamiento adecuado de productos que pueden ser muy contaminantes para el Medio Ambiente.

10 Acciones para tener una Casa Ecofriendly

 

  1. Controla la temperatura de la calefacción y del aire acondicionado.
  2. Sustituye todas las bombillas que no sean LED.
  3. No dejes aparatos en modo stand by: apágalos por completo.
  4. Utiliza aireadores de caudal en todos los grifos.
  5. Una ducha de 5 minutos asea lo mismo que una de 20.
  6. Utiliza un sistema propio de filtrado de agua, fijo o de jarra.
  7. Guerra a los plásticos: nada de bolsas ni de botellas de usar y tirar.
  8. Evita comprar productos sobreenvasados.
  9. Consume productos no elaborados y de proximidad.
  10. Recicla, recicla y recicla.

Otros artículos que te pueden interesar:
Marketing Inmobiliario: La Búsqueda de Nuevas (y mejores) Herramientas
Alexia se ha unido a la [R]evolución inmobiliaria
Networking Inmobiliario en Ferias Inmobiliarias Virtuales